jueves, 8 de febrero de 2018

Los mitos en las palabras y expresiones del castellano actual (6)

- morfina: de Morfeo, dios del sueño, por la cualidad somnífera de la sustancia. También la expresión “estar en brazos de Morfeo” (= dormido) procede de la misma fuente.

- musa: en el sentido de inspiración poética o artística, por las Musas, es decir, las deidades que, comandadas por Apolo, inspiraban las diferentes artes de la Antigüedad (estas eran Calíope, Clío, Polimnia, Talía, Terpsicore…)

- museo: de la misma raíz: lugar consagrado a las Musas, o más bien, a las artes que ellas representan.

- narcisista: en psicología, a partir de Freud, se considera así al sujeto que manifiesta un excesivo amor por sí mismo. Procede del mito de Narciso que, embobado por la comtemplación de su imagen en la superficie del agua, cayó a una laguna y se ahogó.

- néctar: que hoy en día empleamos como sinónimo de zumo, era la parte líquida de la comida de los dioses griegos. Ellos se alimentaban de néctar y ambrosía.

- odisea: empresa dificultosa y llena de obstáculos. Tomamos el nombre de la Odisea, de Homero, en que narra las aventuras de Ulises (= Odiseo) en su camino de regreso a casa, Ítaca, tras la guerra de Troya. Tras 10 años en Troya, tardó otros 10 años en volver al hogar (donde le esperaba su fiel esposa Penélope).

- Olimpíada o juego olímpico: los juegos olímpicos actuales toman su nombre de los que se celebraban cada 4 años en la antigua Grecia. Se pactaba una tregua entre ciudades-estado en contienda para que los atletas pudieran desplazarse a Olimpia, donde se disputaban.

- onanismo: masturbación; por Onán, personaje bíblico que aparece en el Génesis, y que en realidad lo que practicaba era el coitus interruptus
Recordemos el adagio de Antonio Machado: Aunque a veces sabe Onán / mucho que ignora Don Juan.

- orfeón: conjunto musical vocal, por Orfeo, figura mitológica que amansaba a las fieras con el sonido de su lira.

- órfico: para referirse a los conocimientos secretos, ocultos; también por Orfeo, quien bajó a los infiernos (el Hades) en busca de su amada Eurídice. Por tanto es alguien que ha conocido lo oculto, lo secreto, lo que nadie sabe.

(continuará...)

lunes, 29 de enero de 2018

Una anécdota de Carlos IV de Borbón

No parece que Carlos IV fuera un ser de muchas luces; sin embargo, la anécdota que cito a continuación constituye un ejemplo de vivo ingenio. La tomo de la Historia de la gastronomía española, de Manuel Martínez Llopis:

"Visitando el monarca una de las principales bodegas [de Jerez de la Frontera], le dio a probar su dueño uno de los excelentes vinos que aquellos toneles encerraban. 
- Son muy buenos -dijo Carlos IV.
- Superiores los tengo -replicó el cosechero, creyendo contestar una galantería.
- Pues, hijo mío -respondió con sorna el Rey-, guárdalos para mejor ocasión."

lunes, 15 de enero de 2018

Jane Eyre: una nota sobre la traducción

Cuando empecé a leer Jane Eyre, en la antigua traducción de la colección Austral, que firma Juan G. de Luaces, aparte del tamaño de la letra, que hacía la lectura sumamente dificultosa para mi presbicia, percibí rápidamente que se trataba de una versión bastante deficiente, con tendencia a eliminar fragmentos y cualquier rasgo de expresividad verbal a que se entregue la autora. Me pasé a la traducción de Elizabeth Power (en Alianza Editorial y Cátedra Letras Universales), que resulta espléndida esencialmente por su fidelidad al texto de base.

Veamos de muestra sólo un botón.

Leemos, hacia el final de la novela, cuando St. John -que piensa marcharse a India de misionero- lleva a pasear a Jane por los alrededores de la casa que comparten, Moor House, en la versión de Elizabeth Power: 

"- Lo volveré a ver -dijo en voz alta-, en mis sueños, cuando duerma a orillas del Ganges, y otra vez, más adelante, cuando me embargue un sueño más profundo en las orillas de un río más oscuro."

Resulta enormemente sugestiva la declaración, llena de nostalgia futura, y con esa alusión final a la muerte tan sutilmente traída.

Veamos como lo traduce de Luaces:

"No volveré a ver esto más, sino en sueños -dijo-, cuando duerma a orillas del Ganges o de algún río más remoto aún."

Donde toda la sugestión de la muerte desaparece y se convierte en mera referencia geográfica. Pero es que el original inglés reza así:

‘And I shall see it again,’ he said aloud, ‘in dreams when I sleep by the Ganges: and again in a more remote hour—when another slumber overcomes me—on the shore of a darker stream!’ 

Como podemos ver, la traducción de Austral resulta de una carencia de sensibilidad preocupante, mientras que la fidelidad de Elizabeth Power al original hace que toda su fuerza quede trasmitida.

sábado, 13 de enero de 2018

Los mitos en las palabras y expresiones del castellano actual (5)

- lesbiana, lésbico: por la isla de Lesbos, donde la poetisa Safo regentaba una escuela para chicas, a las que dedicaba encendidos poemas de amor. (Al amor lésbico también se le llama amor sáfico.)

- letal: mortífero, por el río de Leteo, río del Hades o mundo de los muertos. (cfr. deletéreo.)

- tener vista de lince: la expresión no tiene nada que ver con el felino en peligro de extinción, sino con Linceo, personaje mitológico que participó en la expedición de los argonautas, y de quien se decía que tenía una vista prodigiosa.

- llorar como una Magdalena: por la amiga de Jesús, a quien se suele representar llorando su muerte.

- la manzana de la discordia: hace referencia al motivo de una discusión o disputa, y tiene su origen en la manzana dorada que la diosa Eris (Disputa) entrega en las bodas de Peleo y Tetis, destinada “para la más bella” y que, a través de una rivalidad entre las diosas Hera, Atenea y Afrodita, y el juicio de Paris, conduciría a la guerra de Troya. (cfr. en este mismo blog: la Manzana de la Discorida y el Juicio de Paris.)

- marcial: relativo a la guerra, por Marte, dios de la guerra.

- mausoleo: sepulcro magnífico y suntuoso, toma su nombre de Mausolo, sátrapa del imperio persa que en el siglo IV a. C se hizo construir en Halicarnaso un monumento funerario suntuoso.

- mecenas: protector de las artes, toma su nombre de Mecenas, el idem por excelencia, noble romano muy rico, que fue amigo de Augusto y protegió a artistas tan célebres como Virgilio y Horacio. De ahí también mecenazgo.

- meduseo/a: relativo a Medusa, famosa hechicera de mirada torva (convertía en piedra a quien la miraba) y que tenía serpientes por cabellos. Por “belleza medusea” se entiende, según Mario Praz, aquella que fue del gusto de los románticos, “enrtretejida de dolor, corrupción y muerte”.

- mentor: consejero o guía, por el personaje de la Odisea Mentor, tutor de Telémaco.

- ser una Mesalina: para aludir a una ninfómana, o mujer de apetito sexual exagerado, por la esposa del emperador romano Claudio, Mesalina, de quien se cuentan estremecedoras anécdotas de su lujuria y voracidad sexual.

(continuará...)

domingo, 31 de diciembre de 2017

Las "vajillas" en la Coplas de Jorge Manrique

Siempre me ha llamado la atención la reiteración del término en las Coplas de Jorge Manrique.
Aparece en la copla XIX, cuando evoca a Enrique IV de Castilla:

Las dádivas desmedidas,
los edificios reales
llenos de oro,
las
vajillas tan fabridas,
los enriques y reales
del tesoro,
los jaeces y caballos
de su gente, y atavíos
tan sobrados,
¿dónde iremos a buscallos?
¿qué fueron sino rocíos
de los prados?

(donde “fabridas” vale por bruñidas, resplandecientes).

Y vuelve a aparecer en la copla XXIX, tratando ya del elogio de su padre don Rodrigo:


No dejó grandes tesoros,
ni alcanzó muchas riquezas,
ni vajillas,
mas hizo guerra a los moros,
ganando sus fortalezas
y sus villas.
Y en las lides que venció,
muchos moros y caballos
se perdieron,
y en este oficio ganó
las rentas y los vasallos
que le dieron.

¡Qué importancia le daban a las vajillas!, pensaba yo, sin llegar a aquilatar el alcance que podía tener el vocablo en el siglo XV. Es verdad que las dos veces aparece rodeada de términos como “tesoro”, “riqueza”, “oro”, y que, por tanto, viene a funcionar como sinónimo de ellos.

Recientemente, la lectura de El burgués, de Werner Sombart, me ha aclarado un tanto el porqué de esa reiteración.
En su estudio del origen y evolución del espíritu del capitalismo Sombart refiere cómo en la Edad Media se produjo una fiebre de acumulación de tesoros de oro y plata, que toca a su fin hacia el siglo XII, cuando empieza a valorarse como metal acuñado en forma de dinero. Pues bien, lo llamativo es que los primitivos tesoros de la alta Edad Media solían tener, muy frecuentemente, la forma de vajillas de oro y plata. La primitiva acumulación de tesoros en España se prolongó hasta los siglos de Oro. Y aquí procede entonces el párrafo de la obra de Sombart que resulta grandemente aclaratorio para nuestras coplas.

“Todavía en los siglos XVI y XVII se llenaba la casa española de utensilios de oro y plata. A la muerte del duque de Alburquerque se necesitaron seis semanas para pesar y tomar nota de sus objetos de oro y plata; tenía, entre otras cosas, 1400 docenas de platos, 50 bandejas grandes y 700 pequeñas, 40 escalerillas de plata para alcanzar la parte superior de los aparadores. El duque de Alba, que no tenía fama de ser especialmente rico, dejó, sin embargo, 600 docenas de platos, 800 bandejas, etc., todo de plata.” (op. cit. Pág. 37)

Así las cosas, tenemos que entender que en época de Jorge Manrique (segunda mitad del siglo XV) las vajillas constituían la manifestación más palpable de la riqueza de los señores. De ahí la insistencia de nuestro poeta. Aunque también es perceptible en la copla XIX, con la referencia a “los enriques e reales / del tesoro”, tipos de monedas de oro y plata, el anuncio de la economía dineraria (monetaria) que acabaría imponiéndose.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Los mitos en las palabras y expresiones del castellano actual (4)

-faetón: carruaje descubierto, con cuatro ruedas, alto y ligero. Por el mito de Faetón, hijo natural de Apolo, que le exigió una vez conducir su carro del sol, lo que terminó en desastre.

- fáustico: carácter activo, conquistador e imperativo, que no atiende a los límites; propio del espíritu europeo, según Spengler, que homenajea a Goethe y su personaje Fausto con la noción.

- estar hecho una furia: por las Furias (o Erinias), divinidades infernales, que simbolizan el castigo y la venganza.

- otro gallo cantaría: la suerte sería distinta de haber hecho las cosas de otra manera. Por el episodio evangélico en que Jesús le profetiza a Pedro que le negará tres veces antes de que cante el gallo.

- nudo gordiano / cortar el nudo gordiano: dificultad insalvable significa la primera expresión, así como resolver de forma tajante y sin contemplaciones un problema difícil significa la segunda. Por el episodio en que Alejandro Magno cortó de un sablazo el nudo que ataba el carro del rey Gordias, que fundó la ciudad de Gordio en Frigia, y que nadie podía desatar, por no verse sus cabos.

- ser una harpía: por las Harpías. En la mitología griega, seres con apariencia de hermosas mujeres aladas que le robaban a Fineo continuamente la comida, o se la ensuciaban, haciendo cumplir así el castigo que se le había impuesto. Con posterioridad se extendió la imagen de genios maléficos con cuerpo de ave de rapiña, horrendo rostro de mujer y afiladas garras, que llevaban consigo todo tipo de males.

- fuerza hercúlea: fuerza enorme, por Herakles (Hércules), el fortísimo semidiós de la mitología griega. De él procede también la expresión de los doce trabajos de Hércules, por las dificultosísimas pruebas que Euristeo le hizo pasar intentando deshacerse de él.

- hermético: algo que se cierra de tal modo que no deja pasar el aire ni otros fluidos; también algo impenetrable u oscuro en sentido espiritual. Por la dificultad de la doctrina de Hermes Trimegisto, versión griega del Tot egipcio, a quien se suponían conocimientos esotéricos y alquímicos.

- ídolo (gigante o coloso) con pies de barro: hace alusión a que algo aparentemente muy fuerte, e incluso amenazante, puede ser en realidad débil y vulnerable. Procede del libro de Daniel (en la Biblia), en que Daniel interpreta un sueño del rey Nabucodonosor: Una enorme estatua hecha de materiales duros (oro, hierro…) se desploma cuando le golpea en el pie (de barro) una piedrecilla que cae del monte.

- tener más paciencia que Job: por todo lo que sufre y padece el justo Job puesto a prueba por Dios (Biblia, Libro de Job).

- jovial: alegre, festivo, apacible (de Jove = Júpiter).

- ser un Judas: el traidor por excelencia: uno de los doce apóstoles de Jesús en los evangelios, que le traicionó por treinta monedas.



(continuará...)



jueves, 21 de diciembre de 2017

Los mitos en las palabras y expresiones del castellano actual (3)

- espada de Damocles: amenaza constante que siente una persona: Cicerón cuenta la historia de un adulador llamado Damocles, que le ponderó al rey Dionisio de Siracusa el lujo y placer en que vivía; este se lo dio a probar, pero con una espada a su espalda, que pendía de un hilo, y era por tanto una amenaza constante.

- dédalo: en el sentido de “laberinto” (por ejemplo, “caminaban por un confuso dédalo de calles”), procede del personaje mitológico Dédalo (padre de Ícaro), gran artífice, una de cuyas obras fue el laberinto de Creta.

- deletéreo: mortífero. Procede del latín “letum” (= muerte), pero este de Lete o Leteo, río del Hades (mundo de los muertos), cuyas aguas causaban el olvido de todo. (Palabras como letal, letargo, letárgico tienen el mismo origen.)

- dionisíaco: lo institntivo, arrebatador, orgiástico, en oposición a apolíneo. De Dionisos, dios del éxtasis.

- ser un donjuán: seductor de mujeres. Procede del personaje Don Juan Tenorio, de la obra El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, con infinidad de posteriores versiones (Molière, Mozart, Zorrilla…). Es mito moderno (s. XVII).

- eco: repetición del sonido por reflexión de las ondas en un obstáculo. Del mito de Narciso y la ninfa Eco, a quien la diosa Hera había condenado a repetir siempre las últimas palabras de aquello que se dijera.

- edénico: algo puro, elemental. Precede del edén, paraíso terrenal donde vivieron Adán y Eva, y del que fueron expulsados.

- energía eólica: procedente del viento. Por Eolo, dios del viento.

- erotismo: relativo al amor y los placeres sexuales. Por Eros, dios griego del amor (el Cupido de los latinos).

- estentóreo: referido a la voz, muy fuerte y retumbante. Por Estentor, personaje de la Ilíada, que tenía una voz muy potente.

- Europa: nuestro continente toma su nombre de la mítica Europa, mujer fenicia, de quien se prendó Júpiter, y a quien raptó metamorfoseándose en un toro (el rapto de Europa).

(continuará...)